Corporación Bocalán Confiar

Acreditado por:

Perro de apoyo de Terapia

Un perro de terapia es un perro especialmente entrenado para insertarse en programas de rehabilitación en distintas áreas médicas, como una metodología al servicio del profesional, con el fin de proporcionar el estímulo necesario que permita alcanzar los objetivos terapéuticos más rápidamente y de forma más intensa y lúdica en los pacientes.

 

Un perro de terapia es un perro especialmente entrenado para insertarse en programas de rehabilitación en distintas áreas médicas, como una metodología al servicio del profesional, con el fin de proporcionar el estímulo necesario que permita alcanzar los objetivos terapéuticos más rápidamente y de forma más intensa y lúdica en los pacientes.
El equipo de trabajo en la terapia asistida lo constituyen el profesional tratante del paciente, quién es el encargado de definir los objetivos terapéuticos a trabajar, el entrenador experto en terapia que es el encargado de diseñar las actividades con propósito para conseguir los objetivos planteados y de manejar al perro durante la sesión, y el perro de terapia que es un animal que posee un entrenamiento avanzado y un temperamento altamente seleccionado.

 

La terapia asistida con animales es una metodología que se inserta en tratamientos tradicionales de diversas patologías, en áreas como psicología, kinesiología, fonoaudiología y terapia ocupacional, entre otras.

 

¿Qué hacen estos perros de terapia?
Los perros son estímulos muy sobresalientes y altamente llamativos para los usuarios, su suave pelaje, su espontaneidad en la interacción, su olor diferente , sus elegantes movimientos, la ausencia de discriminación o juicio hacia los pacientes y su comportamientos atractivos son elementos muy favorables que los transforma en potentes reforzadores. Todas las habilidades de un perro de terapia se realizan con el perro libre, es decir, sin tener la correa puesta, y sus comandos los puede recibir tanto de los pacientes como del entrenador. Los ejercicios incluyen sentarse, echarse, a dormir, dar las manos, traer todo tipo de objetos y dejarlos en las manos de los pacientes, sobre mesas, en canastos, etc., tirar de argollas y encajarlas en conos, comer con cuchara, desvestir a los pacientes, abrir cajones y puertas, caminar al lado, elegir objetos, empujar dados, rodar, ladrar a la orden, girar a ambos lados y saludar entre muchos otros.